A Dios rogando…

A Dios rogando…

El joven se acercó hasta el confesionario y se arrodilló.

—Ave María Purísima. Padre, confieso que he pecado.

—Sin pecado concebida. Dime hijo, te escucho.

—Mantengo relaciones con una persona de mi mismo sexo.

—Un pecado grave, más aquí en el seminario. Va contra natura y debes aprender a someter tus apetitos. Reza un rosario y pide a Nuestra Señora que te dé fuerzas para luchar contra las tentaciones.

—Padre, el que me tienta es usted —exclamó el joven diácono dolido.

—Aprende a separar, Francisco, aquí estoy trabajando —dijo contundente—. Ego te absolvo a peccatis tuis in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti.

María Dolores Jiménez García (Mariló)

Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “Incongruencias”

Entradas relacionadas

Si hubiese hecho caso…

Si hubiese hecho caso…

Audiencia real

Audiencia real

…sin pecado concebida

…sin pecado concebida

Órbitas divergentes

Órbitas divergentes

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>