Blog Page

The ten bells. Carmen Fabre

THE TEN BELLS. Detrás de Christ Church,  en el pub The Ten Bells, Fairy Fay percibe el aroma que sale de las casas cercanas en la noche de Navidad de 1887. No lloraría, no podía llorar, se le estropearía su ya precario maquillaje y quizás todavía viniese  algún rezagado que requeriría sus servicios. Pidió a John un whisky y se lo tomó de un trago. Retocaba sus labios cuando reconoció al hombre que entraba en el pub y miraba a su alrededor, creyó recordar que su nombre era Jack. Se sintió generosa, era Navidad. —Hola —dijo sensualmente . Tengo un obsequio para ti. —Hola, me llamo Jack y  también tengo un regalo para ti, Enma…—contestó. Aquellos ojos brillaban de un modo especial. CARMEN FABRE »

Sueños de película. Autora: Helena

La música festiva se repetía todas las mañanas a la misma hora, Jaime no lo soportaba más. Todos los días igual. Le creaba una angustia que no hacía sino incrementar la sensación de locura. Necesitaba un cambio en su vida. Decidido, bajó al garaje y encontró la solución: la trampa para mapaches de su abuelo pero, ¿valdría también para marmotas? Elena  Andrés »

“Como un suspiro” de Dick ( Ricardo Manzanaro)

“Que rápido se ha pasado todo y que breve se me ha hecho. Casi ni me he enterado” pensó Dios un instante antes del Apocalipsis. »

“LA ESPERANZA” DE OSVALDO

La esperanza El Salón de baile” La esperanza” estuvo a punto  de cerrar. Nadie bailaba. No había internas  que, más que princesas, desearan sentirse señoras  por un rato,ni quedaba rastro de   príncipes encallecidos  deslizándose  por la pista a la búsqueda de una sonrisa capaz de aliviarles la soledad. El pueblo prosperó, se volvió serio, y dejó de  bailar. Del otro lado del mar, empezaron a llegar nuevos contingentes de cenicientas  y buscadores de fortuna, gente con ritmo de fuego en el cuerpo, incapaz de parar de bailar y  que  empezaron a llenar cada domingo el  nuevo salón latino “La esperanza”. Por fin alguien volvió a entender  que  la vida no es más que un compás de espera hasta el ... »

REGOCIJO. AUTOR: PEDRO DE ANDRÉS (ULTRALAS)

Regocijo Hilaria se abrió paso en silencio entre las que rodeaban el cadáver. Bajo el sol del mediodía, una miríada de insectos volaban ya sobre el cuerpo. A pesar de la autoridad que irradiaba, le costó hacerse un hueco en el círculo. Cuando por fin llegó al centro, se detuvo a observar unos instantes. Ser la primera era su privilegio. Se pasó la lengua entre los labios y se abalanzó sobre las costillas abiertas. Las risas del resto de las hienas acompañaron el festín de su líder. Autor Pedro de Andrés (Ultralas) TEMA: HILARIDAD »

Página 1 de 43123»