Blog Page

Órbitas divergentes

Órbitas divergentes

Viajábamos por el espacio, girando alrededor de nuestro eje imaginario. Yo, un asteroide mono orbital; ella, una estrella enana capaz de cambiar de órbita voluntariamente. A veces las elegía cerradas, circulares o elípticas; pero cuando deseaba, las cambiaba por otras, con trayectorias hiperbólicas o parabólicas. A menudo, los caprichos gravitacionales nos aproximaban. Entonces nos reíamos, lo pasábamos genial, nos insultábamos: «¡asteripollas!, ¡mameluco cósmico!, ¡mentecato orbital», pero sin acritud, solo para desorbitarnos de risa. Un día las cosas se torcieron, las leyes cósmicas dieron un vuelco y se descabalaron las órbitas. Ahora, triste y describiendo una trayectoria melancólica, so... »

Destello tóxico

Destello tóxico

Los astronautas disfrutaron de la última luz en el planeta que comenzaban a explorar. Contemplar el efímero resplandor suponía una experiencia en verdad hermosa. Sin embargo, ninguno de ellos pudo contarlo. BALSAMO Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “Luces en la oscuridad” »

Otra Margarita

Otra Margarita

El mentón reposa sobre el broche de la toquilla. Las manos se abandonan sobre el regazo, vencidas por el hierro de las argollas. Se sabe condenada de antemano, antes del juicio que espera con resignación, ajena a los ojos de sus custodios, rancios alientos de tabaco y vino con capote verde. Resbala la mirada por un vestido tan deshecho como sus esperanzas. La única venia que espera del juez es que no la lleven al cadalso con esta ropa ajada de celda y lágrimas secas. En el banco de enfrente aguardan las meretrices. Entraron con estridencia, dedicándose toda suerte de apelativos soeces y haciendo gestos lascivos hacia los guardias, que las han ignorado con el aburrimiento de la rutina. Tambié... »

Deborah

Deborah

Krant la conoció en una discoteca. Una chica francesa rubia y espigada,  de cuerpo espectacular. Alguien los presentó, bailaron y terminaron sentados en un sofá, hablando a gritos para desligar sus voces de las de un reggaetón machacante. Se llamaba Deborah y le comentó que era herpetóloga, y él, mintiendo, le dijo que era abogado, porque pensaba que su profesión de escayolista le restaba posibilidades para ligar. Tan pronto como Deborah se disculpó para ir al baño, él sacó el móvil y buscó en la wiki “herpetología”. Casi se cae de espaldas: “dícese de la rama de la zoología que estudia a los reptiles y a los anfibios”, «vaya puntería», pensó, haciendo un gesto como si se hubiera comido un l... »

La gente que brilla

La gente que brilla

Tenía la certeza de que me tomaría por loco. Nunca me habían gustado los psiquiatras a quienes consideraba más alucinados que muchos de sus pacientes. Sin embargo, no me quedó más remedio que lanzarme. —Cuando era niño, mi madre venía a darme un beso al acostarme, y siempre me hablaba de la gente que brilla, sobre cómo hallarlos. Tengo cincuenta y siete años y sigo buscando. En las calles, cuando viajo en tren, en los restaurantes de Madrid, o en los congresos médicos. Pero nunca he encontrado uno de ellos. El doctor se reclinó hacia mí en su diván para confidencias: —No se da usted cuenta, pero tiene un brillo magnífico. Pedro de Andrés (Ultralas) Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema ... »

Página 1 de 41123»