Narrativa

Monólogo

Monólogo

Doce de la noche. Seis horas para el relevo. La sala principal está tranquila. Los ordenadores apagados. Los teléfonos en su sitio. Las mesas ordenadas. Una silla por cada plaza y en cada plaza. Las persianas, perfectamente desplegadas, impiden la visión del exterior… Sí, el edificio suena. Se nota mejor cuando los empleados imponen el silencio con su ausencia. Regresarán a las ocho. Hay muchas em... »

Último tango en París

Último tango en París

Desde el interior de la trinchera, Pierre oyó la orden del general: «¡Alfa-Tango, retirada!». «¿Falda Tango?». Esas palabras le transportaron de vuelta a Paris, a la danza con Amelie y su vestido ceñido a las caderas. Ella le robó el corazón. La bala, su vida. Helena Andrés Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “el tango” »

Milagros, los justos

Milagros, los justos

El embalsamador jefe, agotado, dejó caer el frasco de ungüento sobre la mesa de operaciones. «No puede ser, logré este puesto porque jamás he fallado en mi labor», masculló. En veinticinco años de carrera, solo había obtenido menciones y parabienes. Sin embargo, con el diácono habían fracasado todas sus técnicas, tanto las clásicas como las innovadas por él mismo. Una sospecha se hizo hueco en su ... »

Ilusiones

Ilusiones

Cuando Marcelo cerró la barbería debido a una larga enfermedad, me vi forzado a buscar peluquerías unisex impersonales; lugares hostiles y fríos donde buscaban una cámara oculta cuando les pedía el tupé a lo James Dean en la película Gigante. Por eso, el día que se curó y reabrió  el negocio, no solo recuperé la ilusión por mi tupé sino que volví a reencontrarme con sensaciones olvidadas, como  la... »

Pompas fúnebres

Pompas fúnebres

La sensación de sequedad en la garganta hizo que despertara y abriera los ojos, aguzó los cinco sentidos en aquella penumbra oscura que invadía todo el espacio. Al menear los dedos de los pies, se imaginó tumbado. Sin acierto, pensó el motivo por el cual permanecía en aquella posición. Separó las manos del abdomen y ambos codos topetaron en los laterales de madera produciendo un hosco sonido que l... »

Soñó que moriría de lunares

Soñó que moriría de lunares

La profecía cambió su mundo. Dejó su carrera como jockey porque aborreció los puntos de colores de su vestimenta. Renunció a comer albóndigas por su disposición sobre la salsa del plato y era incapaz de soportar la visión de un vestido de faralaes o los de la mismísima Minnie Mouse. Nadie le advirtió que, por ese lunar que tienes, cielito lindo, junto a la boca, se podía también morir de amor. Ped... »

Historia del arte

Historia del arte

Me gustan los trazos de saliva al dibujar corazones sobre tus pechos, los diseños tribales que mis dedos imaginan sobre tu espalda con los masajes. Eres mi obra de arte más perfecta y, sin embargo, ahora pides rudeza y aventuras peligrosas. Sigues viniendo a mi estudio sin buscar al amante creativo. Ahora soy solo el tatuador. Pedro de Andrés (Ultralas) Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “... »

Sesión de tarde

Sesión de tarde

La sesión de las dieciocho treinta no era, ni de lejos, la favorita de Samuel, pero en algo tenía que matar el tiempo mientras esperaba la hora de la cena. A esa hora tenía una cita muy importante con su escéptica novia, pues le iba a proponer matrimonio después de muchos años de relación. Mientras retiraba la localidad de la taquilla, rió con ganas al imaginar la escena. —¿Le ocurre algo, caballe... »

Los locos

Los locos

Mamá me advirtió de que nunca me acercase a aquella casa, que allí vivían «los locos» y que eran peligrosos, pero salté la verja y entré. Crucé el jardín, abrí una puerta y vi a unos señores en una sala  de paredes blancas mirando la tele, hablando solos o jugando unos con otros. Dije «hola» y empezaron a reír,  dar saltos, aplaudir o a girar como peonzas. Uno me cogió de la mano, varios más se un... »

El chico de los ojos azules

El chico de los ojos azules

Tengo que salir al patio a formar. Siento frío, hay mucha humedad en mi camastro. Mal duermo todos los días entre un mar de  recuerdos, arropado por  sábanas húmedas. Tengo los huesos calados y el cerebro enmohecido por la nostalgia. Viajo por la mente  a la velocidad de la luz, llego a mis orígenes, a aquella humedad especial, confortable y cálida del líquido amniótico. Salto unos años a la humed... »

Página 2 de 201234»