Correspondencia múltiple

Correspondencia múltiple

Jacobo se alegró de que cesara el traqueteo del tren. El olor a carbonilla traspasaba las vendas que le cubrían tanto el rostro como gran parte del cuerpo. Bajaron la camilla con descuido y las fracturas le provocaron un dolor intenso a través del cual le llegaba el bullicio de la estación, un enjambre de soldados que recorría los andenes entre el vapor que exhalaban las ruedas de las locomotoras y que eran recibidos por parientes y novias. Escuchó a los camilleros comentar con jolgorio que había cinco mujeres preguntando por el mismo hombre. Uno de ellos le palpó en busca de la chapa de identificación.

—Oye, ¿tú no te llamas Jacobo Casanueva?

—Llevadme al hospital, bastardos. Y llamadme Virtuoso.

Pedro de Andrés (Ultralas)

Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “Carta de amor”

Entradas relacionadas

La gente que brilla

La gente que brilla

Último tango en París

Último tango en París

Milagros, los justos

Milagros, los justos

Pompas fúnebres

Pompas fúnebres

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>