De madrugada

De madrugada

Ahora, mientras espera, aún puede soñar otro final para esa noche de estrellas. Que ella baja del tren y le sonríe. Que les envuelve un amor infinito hasta que amanece. Que no hay distancias irrecuperables ni tragedias que hagan imposibles los sueños… Pero todo le recuerda que ella no va a volver y no le quedan lágrimas que verter en más noches solitarias.

Cuando al fin se oye el tren a lo lejos, él cierra los ojos y se abandona. Ya solo siente la humedad del suelo empapando su espalda y el frío gélido del raíl bajo su nuca.

Carmelo Plaza (Epaminondas)

Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “el tren de las 5:30”

Entradas relacionadas

Si hubiese hecho caso…

Si hubiese hecho caso…

Audiencia real

Audiencia real

…sin pecado concebida

…sin pecado concebida

Órbitas divergentes

Órbitas divergentes

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>