Dorama

Dorama

Kiharu se ha vestido con el kimono de seda carmesí bordado con flores de loto y ha perfumado la sala con incienso de sándalo. Cuando llega Musashi, la geisha reprime la alegría al ver una katana colgada de su cinto.
—¿Malas noticias? —dice al amante.
—Sí. Mi señor Akihiro ha ordenado que te ejecute por rechazarle.
—Antes concédeme un deseo: tomemos el último té.
Él asiente y la geisha sale hacia otro cuarto para preparar los utensilios. Kiharu sabe que Musashi es un fiel samurái que cumplirá la orden de su señor aunque la ame y el dolor maldiga su existencia. Ella debe liberarlo de esa carga, conseguir que siempre sigan juntos. Dos gotas, una en cada cuenco, serán suficientes.

Matilde Selva (Seltima)

Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “Geishas y samurais”

Entradas relacionadas

Si hubiese hecho caso…

Si hubiese hecho caso…

Audiencia real

Audiencia real

…sin pecado concebida

…sin pecado concebida

Órbitas divergentes

Órbitas divergentes

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>