El cuadro

El cuadro

Cada vez que pasaba al lado de aquel cuadro (cosa que ocurría varias veces al día…), Berta sentía la imperiosa necesidad de detenerse e intentar enderezarlo… Pero no había manera, lo moviera hacia donde lo moviera, aquella lámina seguía torcida.

Berta sabía que era una tontería, que no pasaba nada si se veía obligada a torcer el cuello para ver la imagen, que ni siquiera tenía por qué mirarlo, que no se iba a acabar el mundo por aquello pero no podía evitarlo: aquel asunto la estaba volviendo loca de frustración.

El asunto ya se había vuelto personal. Una guerra entre el cuadro y ella…y estaba claro que iba ganando el cuadro.

Los empleados de Berta contemplaban esa guerra desde lejos, algo asombrados, un tanto divertidos y bastante preocupados por aquella monomanía que tenía a su jefa enajenada. Alguien, más asustado que los demás, había intentado hacerlo desaparecer pero no había funcionado, Berta se puso furiosa y exigió el retorno del dichoso cuadro a su lugar para seguir en su lucha por mantenerlo recto.

Lo mejor, lo sabían todos, era decirle la verdad a Berta. Ese era el único modo de poner fin a esa guerra absurda.

Sólo quedaba por dilucidar quién era el valiente que le decía a la jefa que aquel cuadro estaba perfectamente alineado y que, por mucho que lo intentara, la Torre de Pisa iba a seguir torcida.

Dolo Espinosa (Nanny)

Profile photo of Netwriters

Entradas relacionadas

Tú no sabes lo que es

Tú no sabes lo que es

El violinista

El violinista

Otra Margarita

Otra Margarita

Monólogo

Monólogo

1 comentario

  1. Profile photo of Jhon

    Jhon - 26 enero, 2015, 3:55 am ResponderReportar usuario

    Ya encontré la primera cara conocida. Ese relato me gusta mucho.

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>