Hotel Camposanto

Hotel Camposanto

Para volver a casa Carolina tenía dos opciones: el camino largo o el corto pegado a la tapia del cementerio. Si se le hacía tarde, después del baile, tomaba este último. Aquella noche la verja del camposanto estaba entreabierta; suspiros y susurros lastimeros llegaban desde el interior. Corrió en la oscuridad sin mirar atrás, aterrorizada.

Contó lo sucedido y pronto fue la comidilla del pueblo. Eran fantasías, decían, pero algunos decidieron investigar qué había de cierto en aquello.

Tres noches después se aclaró todo: acostados sobre una lápida el sacristán y la mujer del cartero copulaban apasionadamente. No sería extraño si no fuera porque, un año antes, a ambos los mató el marido engañado, cuando los pilló in fraganti.

Zara Rosa García

Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “Seres nocturnos”

Entradas relacionadas

Órbitas divergentes

Órbitas divergentes

Destello tóxico

Destello tóxico

La gente que brilla

La gente que brilla

Último tango en París

Último tango en París

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>