Intimidad

Intimidad

Se cerraron tus manos sobre el mundo
para apagar mi llanto una vez más,
y tus labios que rozaban a los míos
cordilleras de sueño al despertar.

Se acercaron tus manos a mi cuerpo
y temblé como un pájaro ante el frío
me envolvió tu corriente de ternura
y se hundieron tus ojos en los míos.

Perseguí dimensiones infinitas
y allí estabas tú para acunarme,
se esquilmaron las olas de mi vida
y tú me devolviste a río ardiente.

Desperté y encontrándome a tu lado,
no supe qué decir, no si era cierto,
me encontrada perpleja y sorprendida
por lo que me costó escucharte tan adentro…

Desgastados, amor, en el silencio
tus labios de besarme tantas veces,
y mi boca inundada de tu beso
y mi hombro inundado de tu frente

Apretadas, amor, en el placer
mis piernas, de sentirte tantas veces,
y tu cuerpo inundado de mi cuerpo.
y tu sombra ocupada de mi vientre

La oscuridad nos vive más sinceros

No cuentes lo que no quiero que me cuentes
No escuches lo que no quiero que me escuches

La intimidad nos vuelve compañeros

Inundados el uno por el otro,
no quiero abandonar tu compañía
tu voz que me penetra hasta la sangre,
quiere aliviar mi mundo en agonía

Tú que eres hoy ya dulce presente,
No te marches, no te marches, no te marches…

Te repito que sé bien lo que sientes,
espérate, mi amor, hasta un poco más tarde.
Enciérrame las dudas, las mentiras,
enciérrame el pasado maniatado,
Amor, entre los versos, las caricias,
Amor, entre los sueños, enredados.

La oscuridad nos vive más sinceros

No cuentes lo que no quiero que me cuentes
No escuches lo que no quiero que me escuches

La intimidad nos vuelve compañeros

Saltando, amor, saltar de rama en rama,
de río en río, pájaro escarlata,
saltando, corazón, hoy jubiloso,
tiempo de amor en las copas de plata

Tú que eres hoy ya agua entre mis manos,
No te vayas, no te vayas, no te vayas…

Corre por mis caminos, encauzado,
por liberarme y liberar tu causa.
Ven con tu alma más pura, entra en la mía,
límpialas juntas, limpia tu esperanza.
Lucha conmigo y para que te siga,
a mi palo más alto ata tu espada.

¡Quiero entregarte hasta lo que no tuve
Para que se conviertan en amor,
Lo que hoy, solamente, son palabras!

Rosa Berlanga (Hétera)

Texto ganador de Placeres y Perversiones, julio 2016

Entradas relacionadas

La leonera

La leonera

El dedo de Erika

El dedo de Erika

No me olvides

No me olvides

Adicto

Adicto

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>