Los locos

Los locos

Mamá me advirtió de que nunca me acercase a aquella casa, que allí vivían «los locos» y que eran peligrosos, pero salté la verja y entré.

Crucé el jardín, abrí una puerta y vi a unos señores en una sala  de paredes blancas mirando la tele, hablando solos o jugando unos con otros. Dije «hola» y empezaron a reír,  dar saltos, aplaudir o a girar como peonzas.

Uno me cogió de la mano, varios más se unieron y  comenzamos a jugar al corro, después cantamos y bailamos. De pronto apareció un hombre grande vestido de blanco con cara de enfado.

—Ese debe ser uno de «los locos» —pensé. Y corrí a esconderme detrás de uno de mis amigos.

Carmen Fabre

Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “locura”

Entradas relacionadas

Historia del arte

Historia del arte

Hotel Camposanto

Hotel Camposanto

Correspondencia múltiple

Correspondencia múltiple

Nunca llega la calma

Nunca llega la calma

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>