Me gusta

Me gusta

Las vacaciones de Marina estaban siendo un asco. Eso pensaba ella mientras observaba en la pantalla de su móvil cómo su amiga Almudena había posado felizmente junto a su novio Fran frente a la playa de Cádiz hacía, aproximadamente, cuatro horas. Veinte personas ya habían indicado que aquella publicación en el perfil de Facebook de Almudena les gustaba y trece de ellas habían comentado positivamente su estado “De vacaciones con mi novio”. Desde luego, a Marina también le gustaba aquella publicación, no sólo le gustaba sino que sentía un poco de envidia. A ella le encantaba la playa pero, este año, por motivos económicos, le iba a ser imposible tenerla cerca. Marina no dudó un segundo en hacer clic sobre el botón de “me gusta” aumentando a veintiuno el contador de la foto.

Mientras pensaba en lo feliz que se veía a Almudena, su móvil emitió de nuevo ese sonido que indicaba, una vez más, que alguien había subido una publicación en Facebook. Esta vez fue su amiga Belén la que, mostrando un look muy veraniego, se había retratado junto a una paella gigante que iba a compartir con su familia, esa a la que sólo podía visitar en verano. Marina no pudo evitar echar un vistazo a la mesa de su cocina para volver a ver el plato de macarrones precocinados que ella misma se había calentado con desgana  en el microondas y que, por supuesto, no compartiría con nadie. Suspiró una vez más y con algo de rabia, dio al botón “me gusta” de la foto y añadió el comentario “¡Cómo te vas a poner, Belén!”

Horas más tarde, fue su amiga Mayte la que colgó una foto en su perfil con sus amigas de la facultad. Todas ellas lucían un bronceado uniforme y reían sobre un yate en Ibiza. Marina comprendió que Mayte se lo estaba pasando de miedo en la despedida de soltera de su amiga Yolanda. Una vez más, Marina pulsó el botón “me gusta” mientras, aburrida en el sofá de su casa, escuchaba el ruido de su viejo ventilador que, moviendo el aire de la sala, intentaba aliviar el calor de la tarde. Harta de ver las fotos que compartían sus amigas en Facebook, Marina decidió desactivar las notificaciones en su móvil para dejar de torturarse. Pensó que ya estaba lo suficientemente desanimada con sus vacaciones para pasarse el día viendo lo maravillosas que estaban siendo las de los demás.

Dos días más tarde, cuando Marina despertó de la siesta, tenía tres llamadas perdidas en su móvil. Almudena, Belén y Mayte querían hablar con ella. Marina resopló, no le apetecía nada conversar con sus amigas. Supuso que le contarían lo bien que se lo estaban pasando mientras ella seguía aburriéndose como una ostra en su piso de cuarenta metros cuadrados. Con muy poca gana fue devolviendo una por una las llamadas porque, al fin y al cabo, su lado racional le indicaba que ellas no tenían la culpa de que sus vacaciones estuvieran siendo tan horrorosas. Al colgar el teléfono Marina sintió cierto alivio. De haber sabido lo que le iban a contar, hubiera devuelto esas llamadas mucho antes.

A Almudena y al guapo de su novio Fran les robaron el bolso donde tenían toda la documentación, todo esto fue una hora más tarde de publicar su feliz foto en Facebook. Se pasaron dos días de trámites para poder obtener una documentación provisional. Belén, la de la paella, se pasó la noche junto a su familia en el hospital. Ella dice que algo de esa paella les sentó mal y Mayte, la de la despedida de soltera en el yate, se había quemado parte de la espalda por estar tanto tiempo al sol sin protección, con lo cual, llevaba un par de días aguantando el dolor que el simple roce de la camiseta le producía.

Marina observó su teléfono, esbozó una sonrisa maliciosa y se dirigió a la terraza de su casa.  Se acomodó en su desvencijada tumbona y sin dudarlo ni un momento, se sacó una foto en la cual podían verse sus pies apoyados sobre un taburete y, a la derecha de éste, su libro favorito junto a una gran jarra de cerveza helada sobre una mesita. La observó durante unos segundos muy satisfecha y dio al botón de publicar en su perfil de Facebook bajo la etiqueta de  “¡De vacaciones, como en casa en ningún sitio!” junto a un emoticono de carita sonriente.

Minutos más tarde ya tenía treinta “me gusta” y diez comentarios.

Por primera vez en sus vacaciones, Marina tuvo la sensación de que no estaban siendo tan malas.

Ana García (Nucky)

Profile photo of Netwriters

Entradas relacionadas

Tú no sabes lo que es

Tú no sabes lo que es

El violinista

El violinista

Otra Margarita

Otra Margarita

Monólogo

Monólogo

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>