BALSAMO

Monólogo

Monólogo

Doce de la noche. Seis horas para el relevo. La sala principal está tranquila. Los ordenadores apagados. Los teléfonos en su sitio. Las mesas ordenadas. Una silla por cada plaza y en cada plaza. Las persianas, perfectamente desplegadas, impiden la visión del exterior… Sí, el edificio suena. Se nota mejor cuando los empleados imponen el silencio con su ausencia. Regresarán a las ocho. Hay muchas em... »

Terapia redentora entre la bruma

Terapia redentora entre la bruma

Persuadido por la recepcionista del establecimiento de belleza al que había acudido, «Nuestro lema es la satisfacción del cliente», entre las distintas opciones regenerativas de la casa, solicitó un baño de vapor. Pretendía una limpieza cutánea con la que aliviarse tras años entregado a su trabajo. Gracias a las altas temperaturas, durante el tratamiento, se le abrieron los poros de la piel y al t... »

Sin nada que ocultar

Sin nada que ocultar

La sospechosa, conocida modelo, recibió al inspector tan solo cubierta por una toalla. —Perdone, agente: pase. Me daba una ducha. Enseguida estaré lista. Tome asiento. El imperturbable sabueso entró en la suite. Se sentó mientras su anfitriona, una vez cerrada la puerta del alojamiento, prescindía de la toalla y, completamente desnuda, pasaba a su lado. Se dirigió a uno de los costados de la cama,... »

La fortaleza del iluso

La fortaleza del iluso

Fueron veinte semanas de asedio soportado. Veinte semanas durante las que menguaron las fuerzas, las tropas supervivientes carecían de salud, munición y víveres, y el enemigo, numeroso, perfectamente pertrechado e incapaz de obrar con misericordia, logró minar la resistencia de los héroes poco a poco. Cundió el abatimiento entre los defensores y solo la locura sostenía a los hombres tras el ruinos... »