Microrrelato

Historia del arte

Historia del arte

Me gustan los trazos de saliva al dibujar corazones sobre tus pechos, los diseños tribales que mis dedos imaginan sobre tu espalda con los masajes. Eres mi obra de arte más perfecta y, sin embargo, ahora pides rudeza y aventuras peligrosas. Sigues viniendo a mi estudio sin buscar al amante creativo. Ahora soy solo el tatuador. Pedro de Andrés (Ultralas) Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “... »

Los locos

Los locos

Mamá me advirtió de que nunca me acercase a aquella casa, que allí vivían «los locos» y que eran peligrosos, pero salté la verja y entré. Crucé el jardín, abrí una puerta y vi a unos señores en una sala  de paredes blancas mirando la tele, hablando solos o jugando unos con otros. Dije «hola» y empezaron a reír,  dar saltos, aplaudir o a girar como peonzas. Uno me cogió de la mano, varios más se un... »

Hotel Camposanto

Hotel Camposanto

Para volver a casa Carolina tenía dos opciones: el camino largo o el corto pegado a la tapia del cementerio. Si se le hacía tarde, después del baile, tomaba este último. Aquella noche la verja del camposanto estaba entreabierta; suspiros y susurros lastimeros llegaban desde el interior. Corrió en la oscuridad sin mirar atrás, aterrorizada. Contó lo sucedido y pronto fue la comidilla del pueblo. Er... »

Correspondencia múltiple

Correspondencia múltiple

Jacobo se alegró de que cesara el traqueteo del tren. El olor a carbonilla traspasaba las vendas que le cubrían tanto el rostro como gran parte del cuerpo. Bajaron la camilla con descuido y las fracturas le provocaron un dolor intenso a través del cual le llegaba el bullicio de la estación, un enjambre de soldados que recorría los andenes entre el vapor que exhalaban las ruedas de las locomotoras ... »

Nunca llega la calma

Nunca llega la calma

La niña  se abraza al perro. Tras el temporal  Otto sólo quedan restos de  edificios cuya solidez era sólo  apariencia  y cuerpos  arrogantes que poco antes se creían invulnerables. La pareja  mira al cielo sabedora  de un desenlace inacabado. El cielo acaba por oscurecerse  con rostro de mujer  enfurecida y sonido atronador: —¡Otto, has vuelto a tirar todas las muñecas y las casitas por el suelo!... »

Aguacero interminable

Aguacero interminable

El temporal se hacía interminable y estaban aburridos de esperar a que escampara. La sensación de claustrofobia socavaba el ánimo de la familia con discusiones cada vez más frecuentes. A salvo en su taller, el coronel desoía la llamada de Úrsula para reunirse con ellos a la hora de comer. Aureliano pensó que los pescaditos de oro podían ser los responsables, invocando al agua con su naturaleza acu... »

Cuestión de sensatez

Cuestión de sensatez

Mientras desembala el paquete reflexiona sobre la fiebre consumista de las sociedades modernas. Lamenta el comportamiento de sus amigas, sin ir más lejos, quienes todos los eneros llenan sus casas de artículos inservibles como si el despilfarro de las navidades no hubiera sido suficiente. Orgullosa de su adquisición a mitad de precio, cuelga en el armario  el chaleco recién llegado desde China env... »

Últimas rebajas

Últimas rebajas

—No. Por última vez, no. Le insisto que dada la naturaleza de nuestro negocio no tenemos rebajas ni obligación de tenerlas por muy enero que sea. Ni nosotros ni nadie del sector, y no, tampoco tenemos ningún outlet. —Pues ustedes no saben con quién están hablando. Ahora mismo  me voy a la oficina del consumidor y denuncio esta práctica restrictiva de la competencia. Adrián Arlote se dio media vuel... »

Cuando el durmiente despierta

Cuando el durmiente despierta

He estado en coma durante treinta años. De algún modo, podría decir que he viajado en el tiempo. Han muerto personas que estimaba, y las que sobreviven están tan cambiadas que las siento completamente extrañas. Yo mismo, ante el espejo, no me reconozco. Pero lo peor de todo ha sido el ver la televisión y utilizar ese ordenador que se conecta permanentemente a eso que llaman internet. No hay lugare... »

Cena especial

Cena especial

Noche cálida en azul cobalto, superluna  de cuento de hadas  iluminando un momento especial. —¿Qué tenemos hoy de cena, cariño? —dijo él,  relamiéndose. —Verduritas de la huerta a la brasa y mejillones al vapor —contestó ella emergiendo desde el vaho. Dispusieron una mesa improvisada, el mantel de papel rojo, una  velita  y una rosa a medio marchitar. Sobre la mesa, una fuente de trozos irregulare... »

Página 2 de 101234»