Miguel Paez Marco (Mikywrite)

Ilusiones

Ilusiones

Cuando Marcelo cerró la barbería debido a una larga enfermedad, me vi forzado a buscar peluquerías unisex impersonales; lugares hostiles y fríos donde buscaban una cámara oculta cuando les pedía el tupé a lo James Dean en la película Gigante. Por eso, el día que se curó y reabrió  el negocio, no solo recuperé la ilusión por mi tupé sino que volví a reencontrarme con sensaciones olvidadas, como  la... »

El chico de los ojos azules

El chico de los ojos azules

Tengo que salir al patio a formar. Siento frío, hay mucha humedad en mi camastro. Mal duermo todos los días entre un mar de  recuerdos, arropado por  sábanas húmedas. Tengo los huesos calados y el cerebro enmohecido por la nostalgia. Viajo por la mente  a la velocidad de la luz, llego a mis orígenes, a aquella humedad especial, confortable y cálida del líquido amniótico. Salto unos años a la humed... »

Sin noticias de ella

Sin noticias de ella

La conocí en un foro de internet sobre ciencia ficción. Nuestra primera cita en aquel restaurante vegetariano, con la luz tamizada por las velas y el adagio de Barber  de  fondo, versó sobre alienígenas y zombis. Rebeca me hablaba con cierto aire de superioridad desde detrás de unas gafas de pasta negra que le conferían un aspecto de erudita en la materia. Yo la miraba  embelesado, tratando de ave... »

El dedo de Erika

El dedo de Erika

Cuando me desnudo en la cabina fría y me pongo sobre la plataforma giratoria, me acuerdo de mi gata convertida en una bola blanca de pelo, arrullándome y dándome calor en la cama, tan suave, tan frágil, tan pequeña, tan cabrona y despegada a veces. Y de Erika cuando viene a casa al amanecer y nos metemos un tripi y una copita de cava y recordamos nuestras noches locas, nuestras miserias, nuestros ... »

Cena especial

Cena especial

Noche cálida en azul cobalto, superluna  de cuento de hadas  iluminando un momento especial. —¿Qué tenemos hoy de cena, cariño? —dijo él,  relamiéndose. —Verduritas de la huerta a la brasa y mejillones al vapor —contestó ella emergiendo desde el vaho. Dispusieron una mesa improvisada, el mantel de papel rojo, una  velita  y una rosa a medio marchitar. Sobre la mesa, una fuente de trozos irregulare... »

Daniel el travieso

Daniel el travieso

Me encanta ver a los peces cambiar de color y hacer cabriolas en la pecera cuando les echo la pastilla roja del pastillero de mi abuelo; a veces uno o dos se quedan morados flotando en el agua, pero no importa, mamá compra más. A mi abuelo le pongo en su lugar un lacasito de cualquier color, él no entiende de colores, solo de posiciones. Hoy no tenía lacasitos, pero rebuscando, encontré una pastil... »