Placeres y Perversiones

Agua de rosas

Agua de rosas

Casi sin darme cuenta me vi entre las carnes abundantes de aquella mujer de aspecto extraño, tan distinto al de mi madre, al de mis hermanas, al de mis primas, y hasta distinto al de las doncellas que se ocupan de mis necesidades. Debe ser mi insaciable curiosidad sobre lo que ocurre fuera de estos muros lo que, algunas noches, me llevó a montar a Cristal a través del páramo para llegar hasta la t... »

Profesional

Profesional

Melisa eligió a un tipo de lo más normal; no descartaría ningún cliente a esas horas de un domingo, un día de poco meneo y con la renta del cuchitril a punto de vencer. Por cien pavos le haría lo que fuera, a fin de cuentas no era un sesentón baboso de gustos extravagantes, sino un hombre corriente. —Hola, guapo —dijo Melisa. Él giró la cabeza despacio y se demoró en una mirada que la escaneó de a... »

Luna llena

Luna llena

La tarde de trabajo había sido larga en el taller de ebanistería. A veces ocurre, que la luz de las tardes de verano se prolonga interminablemente, sobre todo en junio, recreándose hasta el agotamiento. José  se movía alrededor de la sierra grande con los brazos llenos de serrín, ensimismado en su quehacer. Ya no era solo el serrín en los brazos y en la cara, sino además, en  sus desgastados vaque... »

Página 2 de 212