Raquel González Herrera (Bellverona)

Historia de una silla vieja

Historia de una silla vieja

Una silla tiene que tener dos características para resultar útil, proporcionar comodidad y ser un bonito elemento decorativo. Pero nuestra silla no poseía ninguno de esos atributos. Había sido construida en hierro y ensamblada como otras miles en una fábrica a las afueras de París. Era fea, pequeña, incómoda, plegable y azul. Tenía una compañera idéntica. Pertenecían a un conjunto de terraza, como... »