Susana Fontán Oñate (spfontan)

Aguacero interminable

Aguacero interminable

El temporal se hacía interminable y estaban aburridos de esperar a que escampara. La sensación de claustrofobia socavaba el ánimo de la familia con discusiones cada vez más frecuentes. A salvo en su taller, el coronel desoía la llamada de Úrsula para reunirse con ellos a la hora de comer. Aureliano pensó que los pescaditos de oro podían ser los responsables, invocando al agua con su naturaleza acu... »

Un árbol para Navidad

Un árbol para Navidad

Cuando se acercaba la Navidad, mi padre acostumbraba a traer el mejor abeto de un lujoso vivero de la ciudad. Mis hermanos y yo lo decorábamos con bonitos y caros adornos. Al terminar, nos reuníamos todos y mi padre prendía la iluminación. Era algo digno de verse. Por desgracia, mi padre perdió su trabajo y tuvimos que mudarnos a un pequeño apartamento en un barrio humilde junto al cementerio. Él ... »

Sorpresas

Sorpresas

Manuel tiene un apellido difícil: llamarse Paniagua es una especie de condena. En su clase directamente le llaman “Pani”, y casi es peor, un mote como de mendrugo duro, insulso, arrinconado. Para colmo es patoso y torpón, de esos que tropiezan con sus propios pies. A su edad todos los chicos hacen deporte: dibujan molinetes con los patines, encestan y meten goles como auténticos profesionales. Per... »

Progreso

Progreso

Los extranjeros llegaron un día de pronto al poblado. La gente sencilla les acogió como solía, ofreciéndoles un agasajo de bienvenida, agradeciendo a los dioses la novedad. Tan pobres como eran, aquella visita solamente podía traer algo bueno. En pocos días desembalaron modernos aparatos y establecieron un pequeño dispensario médico. Al principio con cautela, todo el poblado pasó por allí para som... »

La hucha secreta

La hucha secreta

En mi familia se decía que, durante la guerra, el abuelo había escondido en un agujero de la pared unas monedas de plata a las que poder recurrir en caso necesario. A los niños, aquella casa se nos asemejaba a una fabulosa isla del tesoro, y siempre soñamos con encontrar la hucha secreta. Cada uno tenía su zona de búsqueda, y golpeando suavemente los muros, esperábamos oír algún sonido hueco que d... »