Tintero Virtual

Tú no sabes lo que es

Tú no sabes lo que es

Se abrió paso en el bosque de caderas y brazos bamboleantes. Si hubieran llegado antes, el acceso a la zona de discapacitados no habría estado ya invadido de fans que, absortos en el espectáculo de música y sonido sobre el escenario, hacían caso omiso de los esfuerzos de Fontecha por alcanzar la plataforma elevada con acceso exclusivo. El tráfico, el tráfico, siempre la misma puta excusa. Haber sa... »

El violinista

El violinista

Si hay una afición, una ilusión o una obsesión, es lo que Juan sentía desde niño cuando se acercaba a un violín. Y muy pronto empezó a estudiar música, mientras otros niños jugaban al futbol o al baloncesto o planeaban trastadas por las calles del barrio. Largas horas de clases en el colegio precedían a otras tantas de música por las tardes. Pero lo que se hace con gusto y dedicación no parece dol... »

Otra Margarita

Otra Margarita

El mentón reposa sobre el broche de la toquilla. Las manos se abandonan sobre el regazo, vencidas por el hierro de las argollas. Se sabe condenada de antemano, antes del juicio que espera con resignación, ajena a los ojos de sus custodios, rancios alientos de tabaco y vino con capote verde. Resbala la mirada por un vestido tan deshecho como sus esperanzas. La única venia que espera del juez es que... »

Monólogo

Monólogo

Doce de la noche. Seis horas para el relevo. La sala principal está tranquila. Los ordenadores apagados. Los teléfonos en su sitio. Las mesas ordenadas. Una silla por cada plaza y en cada plaza. Las persianas, perfectamente desplegadas, impiden la visión del exterior… Sí, el edificio suena. Se nota mejor cuando los empleados imponen el silencio con su ausencia. Regresarán a las ocho. Hay muchas em... »

Ilusiones

Ilusiones

Cuando Marcelo cerró la barbería debido a una larga enfermedad, me vi forzado a buscar peluquerías unisex impersonales; lugares hostiles y fríos donde buscaban una cámara oculta cuando les pedía el tupé a lo James Dean en la película Gigante. Por eso, el día que se curó y reabrió  el negocio, no solo recuperé la ilusión por mi tupé sino que volví a reencontrarme con sensaciones olvidadas, como  la... »

Sesión de tarde

Sesión de tarde

La sesión de las dieciocho treinta no era, ni de lejos, la favorita de Samuel, pero en algo tenía que matar el tiempo mientras esperaba la hora de la cena. A esa hora tenía una cita muy importante con su escéptica novia, pues le iba a proponer matrimonio después de muchos años de relación. Mientras retiraba la localidad de la taquilla, rió con ganas al imaginar la escena. —¿Le ocurre algo, caballe... »

El chico de los ojos azules

El chico de los ojos azules

Tengo que salir al patio a formar. Siento frío, hay mucha humedad en mi camastro. Mal duermo todos los días entre un mar de  recuerdos, arropado por  sábanas húmedas. Tengo los huesos calados y el cerebro enmohecido por la nostalgia. Viajo por la mente  a la velocidad de la luz, llego a mis orígenes, a aquella humedad especial, confortable y cálida del líquido amniótico. Salto unos años a la humed... »

Sin noticias de ella

Sin noticias de ella

La conocí en un foro de internet sobre ciencia ficción. Nuestra primera cita en aquel restaurante vegetariano, con la luz tamizada por las velas y el adagio de Barber  de  fondo, versó sobre alienígenas y zombis. Rebeca me hablaba con cierto aire de superioridad desde detrás de unas gafas de pasta negra que le conferían un aspecto de erudita en la materia. Yo la miraba  embelesado, tratando de ave... »

Finisterre

Finisterre

Costa da Morte 2021 Mi señora, Las olas que espuman las rocas, inexorables, son la única constante junto a este que te escribe. La espera se hace eterna, nada puede consolarme. Sentado en esta piedra, con la sola compañía del graznido de las gaviotas, espero tu regreso. A pesar del largo tiempo transcurrido sin noticias de ti, revivo una y otra vez junto a los demás avatares de mi prolongada exist... »

Laplana

Laplana

Bola tres amarilla lisa  a tronera media derecha. El polvillo de la tiza azul resbalaba incluso hasta los zapatos relucientes de Ernesto Laplana. Un ojo verde y otro azul. A lo Bowie, todo el mundo se lo decía. Como quien tiene un galgo y todo el mundo quiere acariciarlo. Tienes los ojos de Bowie. Sí, pero yo no soy glam, hermano. Yo soy Ernesto Laplana, cantante de la orquesta Los zafiros, que en... »

Página 1 de 7123»