Tintero Virtual

La ilustración de la viuda

La ilustración de la viuda

Santi vio a la señora Matilde guardar en las profundidades de su bolso los fascículos aún envueltos en el plástico. Se alejaba despacio del kiosco en dirección a su casa, arrastrando las zapatillas hasta la entrada del portal. Vivía tan cerca que no le hacía falta cambiarse de calzado salvo en los escasos días en que las nubes dejaban caer algo de lluvia sobre Ciluengos. —Ahí va de nuevo la pobre ... »

Un árbol para Navidad

Un árbol para Navidad

Cuando se acercaba la Navidad, mi padre acostumbraba a traer el mejor abeto de un lujoso vivero de la ciudad. Mis hermanos y yo lo decorábamos con bonitos y caros adornos. Al terminar, nos reuníamos todos y mi padre prendía la iluminación. Era algo digno de verse. Por desgracia, mi padre perdió su trabajo y tuvimos que mudarnos a un pequeño apartamento en un barrio humilde junto al cementerio. Él ... »

Miedo en las alturas

Miedo en las alturas

¡No es posible! ¡Son las siete! Voy a perder el avión. El viaje es importante. ¿Cómo es posible que se me olvidara conectar la alarma del reloj? Menos mal que dejé la cafetera preparada y falta de meter en la maleta un pijama y la máquina de afeitar. No me queda más remedio que hacer varias cosas a la vez: llamo a un taxi mientras me bebo un café negro sin azúcar y miro a través de la ventana para... »

Historia del pasado

Historia del pasado

La casa de Juan destacaba  en la ladera del monte por su tejado de pizarra a dos aguas y las molduras rojas de puertas y ventanas que rompían el  blanco monótono de los muros. La construyó su padre desoyendo los consejos de sus vecinos, que nunca se acercaban por esos parajes. Juan no lo entendía: aquel lugar con árboles y ricos pastos era ideal para una granja. Nadie quiso explicarle por qué los ... »

El sueño de Platón

El sueño de Platón

Durante un momento de ocio y de relajación, Platón se quedó profundamente dormido y su subconsciente viajó en sueños al futuro, quizá para mostrarle la influencia griega en los logros de la humanidad. Fue así como, tras un corto viaje entre las nubes, fue a caer en el centro de una ciudad española y comenzó a caminar por sus calles. Observó las formas poliédricas de los edificios: “Humm, fac... »

No despiertes los recuerdos

No despiertes los recuerdos

Como cada mañana, desde hacía unos cuantos, cada vez que se despabilaba, sentía un regusto metálico en el paladar y las mejillas estaban acartonadas. Los ojos que se reflejaban en el espejo estaban rojos, al igual que la nariz. No recordaba nada de sus sueños, solo que su despertar era amargo. Por más que intentaba recordar, en su vida no había nada que pudiera causar tales estragos. Ella era feli... »

La furia de Alarico

La furia de Alarico

A Teo le gustaba el colegio a pesar de los deberes, del rechinar de tiza contra el encerado, del olor a humanidad de los pupitres y, sobre todo, de los recurrentes castigos corporales con los que Don Santiago se empeñaba a diario en corregir hasta lo incorregible. —La lista de los reyes godos —preguntó el maestro alzando sus espesas cejas por encima de las gafas. Se levantó del pupitre con los pie... »

Un mítico sereno

Un mítico sereno

Sonó el pito y corrí todo lo que mis piernas daban de sí. Eran pocas las veces que se escuchaba en las noches, pero su sonido alertaba a todo el asentamiento. Debajo de los cubículos de hibernación, los colonos se arrebujaban, esperando que el peligro pasara de largo. Después de una carrera infernal, llegué a un portón abierto de par en par. Me asomé al interior con el arma en la mano, una pistola... »

El niño del molino

El niño del molino

Desde que comenzó el verano, algunas tardes me acerco con mi hijo a un remanso de un viejo molino en el Río Tambre. Al lugar le llaman la Playa de Tapia. Es muy visitado por bañistas, pescadores y familias que pasan allí sus ratos de ocio; está bien equipado, con todas las comodidades de una zona de recreo. En el aparcamiento hay un hombre que pide y un niño sentado en el suelo junto a su padre; a... »

Cuestión de pelotas

Cuestión de pelotas

El oficial de policía Martínez, encargado de la sección de trámites del DNI, se atusó el escaso cabello de la nuca lleno de estupor. En treinta años de servicio nunca había tenido que lidiar con una situación tan embarazosa como la que aquella joven le presentaba. —¿Y cuál dice que es su nombre? —preguntó otra vez. —Úrsula, ya se lo he dicho un montón de veces, jefe —La chica del mentón de héroe d... »

Página 2 de 71234»