Tintero Virtual

El mago que no sabía hablar

El mago que no sabía hablar

Había aprendido de los mejores, su magia no tenía parangón. Sus maestros estaban impresionados. «Este muchacho tiene un potencial increíble» comentaba el Archimago Principal de la Orden de los Magos Parlanchines «pero si no aprende a hablar me veré obligado a expulsarlo». El mago, Demiurgo de Tercer Nivel por méritos propios, sabía que se le acababa el tiempo. Deseaba tanto conseguir aquella preci... »

Visita médica

Visita médica

A las nueve de la mañana el hospital era como un hormiguero. Una marea de personas recorría todo el edificio, al parecer, con instrucciones claras de su cometido. Melisa, doctora en psiquiatría, se dirigía a su despacho por un pasillo encerado y reluciente franqueado en uno de sus lados por numerosas puertas blancas. Al llegar vio que había pocos enfermos en la zona de espera. La jornada se presen... »

Paquete rayado

Paquete rayado

La primera noche soñé que llamaban al timbre del portal y me desperté del susto. En la segunda, pregunté «quién es» por el videoportero, pero la alarma del reloj sonó antes de que pudiera oír la respuesta. No recordaba haber soñado antes algo así. Mi inquietud aumentó tanto como mi curiosidad cuando no conseguí encontrar información al respecto en Internet; por lo visto no eran frecuentes los sueñ... »

Un futuro poco prometedor

Un futuro poco prometedor

Me había predicho el futuro; pero claro, ¿quién cree a una pitonisa encontrada en una feria ganadera? Aquella mujer me lo advirtió y, por supuesto, no me lo tomé en serio. Hoy, 17 de febrero de 1901, dos meses después, está a punto de cumplirse su predicción y ya no puedo volver atrás para escuchar una posible alternativa a mi muerte. No tenía nada mejor que hacer y decidí pasar un día en el campo... »

Historia de una silla vieja

Historia de una silla vieja

Una silla tiene que tener dos características para resultar útil, proporcionar comodidad y ser un bonito elemento decorativo. Pero nuestra silla no poseía ninguno de esos atributos. Había sido construida en hierro y ensamblada como otras miles en una fábrica a las afueras de París. Era fea, pequeña, incómoda, plegable y azul. Tenía una compañera idéntica. Pertenecían a un conjunto de terraza, como... »

En la Plaza del Cardoso

En la Plaza del Cardoso

Dicen que las aceras, las fachadas de las casas y hasta el mismo aire están cubiertos de una certidumbre espesa. Dicen que en la Plaza del Cardoso no están permitidos los sueños. Por cada sueño una colleja, en la nuca o en el alma, depende de la edad del soñador. Dicen que Amparito, la hija de Amparo la costurera y dueña de Retales Amparo –porque al parecer hasta los nombres de los hijos y los est... »

El macizo de hortensias

El macizo de hortensias

Veinticinco años antes, Lucas había tenido la primera noticia de su tío Luis. Había encontrado la foto en el fondo de una de las cajas del desván. Su padre había muerto una semana antes y su madre había decidido hacer un nuevo orden en la casa. El nuevo orden consistió en vaciar armarios, quemar las viejas cortinas de su dormitorio y toda la ropa de su cama de matrimonio, cambiar los muebles de si... »

Quince minutos

Quince minutos

Mira, seré buena. Son las diez menos cuarto, llevas aquí muchas horas y sé que estás cansado, así que te voy a dar unos minutos, pongamos… quince, quince minutos, hasta las diez en punto, ¿te parece? Es tiempo más que suficiente para alguien listo y astuto como tú. Estás un poco alterado, lo comprendo. Este sótano es húmedo y frío, tienes hambre, sed, es muy probable que también tengas sueño, has ... »

Foto de familia

Foto de familia

Martina llevaba el nombre de su abuelo y aquello era lo único que había hecho por ella. Nunca logró comprender por qué llevaba el de un ser ausente y al que no se nombraba en casa, sobre todo desde que su padre, un cargo ministerial del partido, discutiera con la tía Brígida. Sabía por sus primas que estaba vivo y que residía en el extranjero, pero poco más. Cuántas veces se preguntó, siendo una n... »

Obras en el pazo heredado

Obras en el pazo heredado

En plena canícula del mes de julio Ana conducía por tierra lucense deleitándose con el verdor de su paisaje. Al llegar a su destino bajó del coche y solo tuvo que empujar la  cancela para que cediese al instante. Recorrió el camino umbrío que le separaba de la casa y quedó desilusionada al ver las condiciones en las que se encontraba  la fachada del pazo que acababa de heredar. —¿Por qué nunca me ... »

Página 7 de 7«567