Vocación

Vocación

Cuando llegó la hora, todo el escenario presentaba una impecable distribución. Yo, personalmente, había comprobado poco antes los anclajes a la silla, las conexiones finales del cableado y el aislamiento hermético de la cabina. El gris metálico del casco de electrodos brillaba ya sobre la cabeza del reo y su habitual mirada, altiva y desafiante, tenía visos de desdibujarse de un momento a otro.

Había prensa acreditada entre los testigos, al otro lado del cristal, ávidos por tomar la instantánea del rayo final y de quien iba a provocarlo.

Yo aferraba el interruptor de palanca con mi mano derecha, señor juez. Y, es cierto, con la otra arrugué el telegrama. Era la hora, entiéndame. Y estaba todo tan bien dispuesto…

Carmelo Plaza (Epaminondas)

Micro ganador de Gigantes de Liliput, tema “Telegramas”

Entradas relacionadas

Si hubiese hecho caso…

Si hubiese hecho caso…

Audiencia real

Audiencia real

…sin pecado concebida

…sin pecado concebida

Órbitas divergentes

Órbitas divergentes

Publicar un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>